Formación Marketing

Mercadólogos: ¿Arquitectos de la mentira?

Sin mercadólogos no hay esencias de creatividad, planes estratégicos, conocimientos del consumidor, selecciones del target y muchas cosas más. Sin embargo algunos sujetos tienen la naturaleza de mentir en sus acciones y discursos de marketing, te invito a leer  6 casos sobre cómo la mentira puede salir a flote.

Caso 1

Que la agencia reciba a un cliente y las soluciones que se ofrezcan no sean las óptimas. Es decir realizar las acciones que el cliente quiere solamente por complacerlo (aparte de que esta encaprichado y cegado), realmente ¿por tener un cliente más a la cartera se arriesgará la reputación con desarrollar acciones  erróneas? Atención, aquí es donde el experto en marketing debe fajarse los pantalones y explicar porque esa estrategia no será la más viable y adecuada para el cliente.

Caso 2

Atraer un cliente mediante un pitch “bajado del cielo”  y no aterrizado a la realidad

—AUXILIO. ¿En qué papel queda tu profesionalismo?

Caso 3

Sentirse (y creerse) ser un gurú de la mercadotecnia sin tener una preparación necesaria, aparte de que el pensamiento crítico de mercadólogo brilla por su ausencia.

Caso 4

Un mercadólogo no se puede casarse con una estrategia, es decir decirle al cliente:

—Con esta estrategia vamos a solucionar tu situación

Dado que tal vez no funcione con los consumidores. Por ejemplo, puede que hayan sido errores de selección de target, un mensaje no adecuado o haber elegido mal el canal de comunicación. Un plan b siempre es necesario.

Caso 5

Una acción que fue muy exitosa en el 2015 puede que no tenga el mismo impacto en el 2019. ¿Por qué?  Los cambios de gustos y preferencias del consumidor, así que no hay que “irse con la finta”. Aparte ¿Por qué repetir la estrategia? ¿Dónde queda la creatividad en estos casos?

Caso 6

Afirmar que con un presupuesto modesto se pueden ejecutar acciones a la par de un gran corporativo es equivoco. A partir de conocer el modesto presupuesto con el que se trabajará habrá que echar a volar la imaginación para brindar ideas revolucionarias, creativas y que se puedan llevar a cabo con el presupuesto. (Difícil más no imposible).

En resumen

De los errores se aprende (reconozco que en el marketing los errores llegan a representar perdidas monetarias y algunas veces hasta clientes) Sin embargo ayudan a trascender y enseñan lecciones sobre lo que no hay que hacer las próximas veces.

Otro punto  importante es que más vale aclarar situaciones a tiempo con tus clientes o contigo mismo a ser un:

—Mercadólogo arquitecto de mentiras

Nos vemos en el siguiente blog!

Te invito a visitar mi blog Blanca Vázquez